Sonorama Ribera sabe a mucho

Dicen que las primeras veces son intensas, inciertas, expectantes. Aunque ya dispongas de experiencia en la materia, explorar un nuevo lugar siempre se presenta emocionante. Y, a pesar de que las recomendaciones hayan sido siempre positivas, la reticencia asoma la cabeza porque, ya se sabe, hay que catar para opinar. Eso sí, los poros abiertos para absorber todo lo incierto. Las ganas ya vuelan solas desde hace días previendo lo que está por llegar. Mejor o peor, es otro escalón en el camino.

Con todo esto empezó nuestra experiencia en el Sonorama Ribera, el festival del indie español de referencia. Un trampolín para muchos grupos que vieron y siguen viendo cómo su carrera se impulsa después de pisar alguno de los escenarios de este festival. Y llegamos justo para vivir su madurez, su paso de la adolescencia a la edad adulta. En esta edición, el Sonorama cumplía su mayoría de edad y lo celebramos juntos.

Nuestro campamento base se encontraba a dos minutos (!!) de la Plaza del Trigo. El mítico check point del festival. El hervidero de Aranda de Duero donde los mayores disfrutan de la juventud que se aglutina en sus calles durante tres días. Aquí vivimos los mejores momentos del festival. La vida era aquello: salir a las 12 de la mañana sin saber cuándo volver, sin horarios, solo paseando por la zona, escuchando buena música en directo, sí o sí, bebiendo cuando se tenía sed y comiendo cuando te lo pedía el estómago.

La Plaza del Trigo es para los valientes. La Plaza del Trigo es un estado de ánimo. Aunque hasta el sábado no hizo verdadero calor, meterse allí es como para dejar de respirar. Pero ahogarse de gusto, entre el entusiasmo de la gente, las pistolas de agua de contenido incierto, los calimochos y las aguas de fantasía (¡Yo soy fantasía!). La pastilla efervescente de Burgos. Como estar dentro de una burbuja de música en la que solo llueven notas musicales. Allí descubrí a grupos como Nunatak Full, formaciones que, con años de carrera, veían realizadas sus carreras. Y es que te deshaces ante esos artistas que tienen más que dar que recibir, o así se vive desde el suelo.

20150813_123459

Y por la tarde, el recinto de festival envuelto de fábricas, donde si alargas la mano puedes alcanzar unos bricks de leche Pascual, o unos yogures. Allí te encuentras con tres escenarios poderosos en los que perderte y salir corriendo de uno a otro para exprimirte al máximo. durante las tres jornadas del Sonorama pudimos disfrutar de grandes grupos como Correos, otro que ha entrado en nuestro top de descubrimientos; Mi Capitán, que despliegan su saber hacer por sitios en los que aún se les desconoce; Anna Calvi, uno de los nombres internacionales del festival; La M.O.D.A., profetas en su tierra que necesitan ya subirse al escenario principal porque todo se les queda pequeño; Grupo de Expertos SolynieveXoel López, el hombre orquesta que reventó el Escenario Ribera de Duero; la explosiva Zahara a la que nos gustaría ver un poco más tarde en los festivales (ya se merece tocar sin que sus seguidores se estén derritiendo bajo el sol de agosto de las 7 de la tarde).

Y de los ya experimentados y mediáticos SupersubmarinaDorianVetusta Morla y Sidonie. Y del homenaje Morente Vive, donde Estrella Morente y familia nos regalaron los oídos con un extenso repertorio en el que Enrique Morente no dejó de estar presente.

20150816_014158

Y todo esto regado por la bebida de la tierra, porque el Sonorama Ribera es ese festival en el que se bebe mucho más vino que cerveza. Ese festival que va de la mano su caldo característico, que no es una cualquiera, es un DO, un Ribera de Duero.

¿Y qué nos llevamos de estos días? Muchas experiencias. Pero, sobre todo, el confirmación de que la música es algo cercano al alcance de todo el que se lo proponga. La música une y el Sonorama reafirma este matrimonio entre artistas y seguidores. Que los primeros no serían nada sin los segundos y el festival muestra la cara más honesta de este arte.

Un festival en el que la música es la parte principal, pero no la única. Se unen a ella la gastronomía (exquisita) de la zona y el vino, su gran aliado. Allí puedes encontrarte comiendo el mejor lechazo de tu vida al lado de todo el equipo de Estrella Morente y brindar con ellos por el arte y la música.

Todo esto es el Sonorama Ribera. Sabe a mucho.

20150815_203621

Fotos: Andrea Nieto (@andreanire)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s