¿Dónde está la fiesta en Copacabana?

Después de dos años, Izal ha sacado nuevo disco. Hacía días que calentaban motores con los lanzamientos de Aire y Hueso y Copacabana, canción que da título al álbum. Que los fans no se alarmen: Izal no ha cambiado, siguen con la fórmula que les ha lanzado a la fama. Por qué cambiar algo que ya funciona, ¿no? Esa es la cuestión. Por Edgar Andradas

Con Magia y Efectos Especiales se dieron a conocer y se encontraron con que el formato gustaba y funcionaba. Con su segundo disco, Agujeros de Gusano, acabaron de enamorar a los fans. Supieron seguir la misma línea, fidelizar a los fans que ya les seguían desde el principio y captar a muchos nuevos. La fórmula ya estaba testeada y se limitaron a seguirla y a regalarnos historias terrenales con las que identificarnos. ¿Qué hacer en el tercer disco? Esa es la cuestión.

La música va a gustos y para gustos, colores. En Copacabana se echa de menos la fuerza y la potencia de los dos primeros trabajos, la emotividad de sus temas, el debatir horas y horas sobre cuál es el mejor tema del disco porque era difícil elegir entre tantas canciones. A nadie le deja indiferente Magia y Efectos Especiales, Qué Bien o La Mujer de Verde.

Personalmente, intento huir de los temas principales que sirven para promocionar el disco. Damos por hecho que va a ser uno de los mejores temas del disco e interesa adentrarse y conocer el resto del trabajo para poder valorarlo en su globalidad. En el caso de Copacabana, Izal ha gastado el que es, con diferencia, el tema más potente del álbum. Es la canción que más recuerda a sus otros dos álbumes, la que mantiene la esencia del grupo, la que ha conseguido congregar a miles y miles de fans. Pero, después de Copacabana, ¿qué les queda? Han quemado cartucho.

Dentro de su tracklist, también encontramos que la banda saca pecho, soberbia y orgullosa, e incluso lanza más de una pulla escondida en la letra de Tambores de Guerra. ¡Cuidado, que muerden!

Si tuviéramos que escoger qué temas van a ser los que van a dar más de sí de este disco, sin duda Copacabana es uno de ellos, como hemos comentado. Tiene ritmo, ganas y aporta el subidón que todo el mundo quiere encontrar en el CD de su banda favorita. El Baile es también una firme candidata a estar en el top de más escuchadas. Pequeña Gran Revolución nos alegra los oídos, supone un pequeño cambio en el ritmo general de la banda. Nos gusta que, aunque sea poco a poco, intenten variar su registro. Y por último, Hacia el Norte, con potencia y con una de las letras que uno se puede hacer suya, cosa que echamos de menos.

Es temprano para valoraciones exhaustivas. Se tienen que asimilar las canciones, darles la vuelta y encontrar el qué en cada una de ellas. Quien escribe estas líneas es un fan de Izal que lleva tiempo esperando este álbum, que lo va a escuchar hasta aburrirlo pero que, de momento, no encuentra el mismo nivel que en los anteriores. ¿Qué me hubiera gustado? Ver un cambio o notar la misma sensación que con Agujeros de Gusano, que supuso un paso adelante y firme. Al escuchar su primera canción, Despedida, volvieron  a conquistarme. Con Copacabana se lo van a tener que trabajar un poco más. Ya no soy la fan facilona que se conforma. Izal es capaz de mucho más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s