La moderna Antiga Fàbrica Damm en la Mercè ’15

Los conciertos de la Antiga Fàbrica Estrella Damm en las Festes de la Mercè ya son toda una tradición. Desde hace 10 años, grupos de talla nacional e internacional como The Kooks, Belle and Sebastian, Klaxons, Love of Lesbian, Mando Diao, Miles Kane o Els Amics de les Arts han llenado hasta arriba el cruce de Rosselló 515. Una cita imperdible dentro de la gran oferta musical (y gratuita) que se organiza en la ciudad. Este año era el turno de Ocellot, Senior i el Cor Brutal y Crystal Fighters. Por supuesto, el Team Perrolín al completo no se perdió el concierto después del gran sabor de boca que nos dejó la anterior edición.

El evento daba comienzo a las 7 de la tarde y, mucho antes, ya se notaba una afluencia bastante elevada y con cierto aire adolescente, dadas las horas que eran y lo poco conocidos que eran los dos primeros grupos que abrían la velada. Una cosa estaba clara: el público estaba impaciente por ver a Crystal Fighters desde primera hora de la tarde. Muchos jóvenes con merchandising de los ingleses eran el presagio del gentío que podría amontonarse a las 21.30h.

Ocellot fueron los encargados de abrir la lata con su música pop/electrónica y su indumentaria llamativa (atención a la americana de flores que llevaba el vocalista). Su buen rollo se transmitió rápidamente al público y la más que decente afluencia (comparada con el anterior año) hizo que lo dieran todo e incluso que se alargaran de la hora. Como resultado, los catalanes se convirtieron en un aperitivo más que decente (y bailable). Sobrevivieron al deficiente sonido del escenario: apenas se entendían las letras de las canciones y la acústica tambaleaba en exceso.

ocellot

Una vez terminada la primera actuación, llegó el turno de los valencianos Senior i el Cor Brutal. No entendemos mucho el orden de actuaciones, ya que de la electrónica se pasó al rock más maduro y puro. De todas formas, el cuarteto con raíces americanas hizo disfrutar a su público. Un público pequeño, que se entregó cantando todas sus canciones, pero que relajó a todos aquellos que iban a por el plato fuerte del día. Su actuación duró el tiempo exacto y empezó a crecer la expectación.

Finalmente llegó la hora de Crystal Fighters y se notaba: el público se agolpaba y el simple hecho de querer ir al lavabo o mover los brazos sin darle un codazo al de al lado era misión imposible. La espera se alargó, el escenario se adornó (como es de costumbre) de elementos florales y cuando se levantó el telón con el inmenso logotipo del grupo, la gente ovacionó impacientemente. Más tarde, aparecieron dos hombres (sin camiseta) y durante cinco minutos tocaron, en un curioso instrumento manufacturado con maderas, diversos ritmos de sus grandes temas. Y finalmente aparecieron, uno por uno, los integrantes de la banda. Empezaron fuertes, ya que la hora y media (si llegó) que tenían programa, les obligaba a darlo todo y rápido. Los grandes temas se fueron sucediendo: You & I, LA Calling, Love is All I Got, una muy apagada Love Natural, Plage, Home o I Love London (después de un parón muy escaso). La fiesta estaba servida y las típicas pelotas de playa que fueron lanzadas al público ayudaron a convertirlo en un festival.

crystal

A pesar de esto, vimos al grupo bastante apagado. Quizás como consecuencia de su exhaustivo verano, donde no han parado ni un momento, y de una acústica deficiente. Pero, fuera de esto, nada que reprochar. Cumplieron, suficiente para un público poco exigente en plena fiesta mayor.

En resumen, quizás Crystal Fighters o Ocellot hubieran rendido mucho más en otro escenario y en un horario más intempestivo. Los ingleses son una formación que llenan y el escaso espacio de la Antiga Fàbrica Damm lo volvió todo incómodo, una atmósfera poco propicia para disfrutar de la música en sí. También nos gustaría resaltar, una vez más, que la calidad auditiva era muy mejorable. Se notaba en todo momento los agudos de las bases y algunos micrófonos se escuchaban más bajos que otros.

A pesar de esto, hay que resaltar que el escenario tiene encanto. Hay pocos lugares tan emblemáticos de la ciudad en los que ver un concierto. Un escenario ideal para disfrutar de pequeños grupos que no cuenten con un gran número de fans, y no de grupos tan consolidados como Crystal Fighters. Sin duda, el año que viene ahí volveremos a estar, no hay duda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s